¡Hola!

¡Hola!

Me llamo Mariana y desde hace varios años dedico gran parte de mi tiempo a aprender, explorar y compartir mis experimentos y mis ideas en torno a la sostenibilidad y el cuidado del planeta.

En este blog recopilo mis reflexiones sobre ecología, derechos de los animales, feminismo, consumo responsable, creatividad, educación, medio ambiente, salud mental, colaboración, activismo, desobediencia civil, autonomía y cualquier otro tema que sienta que me ayuda a entender mejor mi relación con la Tierra y con todos los otros seres que la habitan, y que considero que pueden ser útiles para otras personas que se están haciendo preguntas parecidas —o complementarias— a las mías.

Cuando tenía más o menos 7 años empecé un club ecológico con el cual quería motivar a las personas que me rodeaban a interesarse también por este tema. Organizaba caminatas por el monte (en compañía de adultos responsables, por supuesto), y escribía notas sobre ecología en la máquina de escribir de mi mamá, para luego hacerles dibujos y meterlas por debajo de la puerta de mis vecinos. Muchos años después, cuando estaba terminando la universidad, decidí crear un blog en el que compartiría ideas sencillas que cualquier persona podría aplicar para reducir su huella ambiental. Ese blog se llamó “Cualquier cosita es cariño” porque —como lo dice esa expresión popular— estaba convencida de que incluso con gestos muy pequeños cualquier persona podía generar cambios importantes.

Sin embargo, en el proceso de aprender y difundir información sobre sostenibilidad, para mí empezó a ser aplastantemente evidente que esos cambios pequeños son insuficientes, y que si bien es mejor hacer un poco que hacer nada, solo un compromiso colectivo que le apunte a cambios estructurales, sistémicos y ambiciosos podrá sacarnos de la crisis ecológica en la que ya estamos metidos hasta el cuello. Y la única manera de llegar a hacer esos cambios estructurales, sistémicos y ambiciosos es a través del cuestionamiento (de lo que consideramos que es normal), de la observación (de lo que aprendemos de otras personas y procesos que pueden nutrir nuestra búsqueda) y de la experimentación.

 

Si te parece que es una afirmación muy radical… ¡me alegra! Radical significa “perteneciente o relativo a la raíz”, así que estando en el contexto que estamos, pocas cosas me parecen más apropiadas que volvernos radicales, ir a la raíz de los asuntos y tratar de entenderlos a fondo, para poder empezar a cambiarlos desde ahí, y no quedarnos solamente distraídos mirando la superficie.

 


 

Si algo de esto que has leído hasta ahora ha resonado contigo, te gusta la idea de pensar en la sostenibilidad como parte integral de tu vida, entonces te invito a que me dejes tu correo y te unas al Club de fans del planeta Tierra, donde recibirás más ideas y más herramientas para seguir explorando estos temas. 

Todo el contenido es gratis, y si en algún momento decides que ya no lo quieres recibir más, puedes salir en cualquier momento con un solo click.


Mi blog ganó el premio a Mejor blog de innovación y sostenibilidad en los Premios Bitácoras 2015. Eso me hace feliz pues es evidencia de que muchas personas disfrutan lo que escribo y encuentran cosas útiles aquí.

También soy fundadora y equipo base del colectivo Hola eco, que funciona como punto de encuentro y colaboración para blogueros con una pasión en común: la sostenibilidad.


 

HAN HABLADO DE MI TRABAJO EN…

 


 

Un poco más sobre mí: nací en Manizales (Colombia) y vivo en Medellín desde comienzos de 2012; antes de llegar a Medellín viví un año en Barcelona, y antes de eso pasé algunos meses en Buenos Aires y casi tres años en Santiago de Chile.

Mi nombre completo es Mariana Álvarez Matijasevic. Uso Mariana Matija como seudónimo porque “Matija” es la manera cariñosa en la que muchas personas se refieren a mi familia más cercana, y porque creo que tiene mucho más sentido poner primero el apellido de las mamás. 

Estudié diseño visual, ilustración y tipografía, y los últimos seis años trabajé como profesora en dos universidades. Además de escribir en Animal de isla, trabajo también como diseñadora en proyectos propios y colaborando con personas/empresas que comparten mi manera de ver el mundo. Me gusta dibujar, coser, tejer, bordar, cocinar y hacer experimentos. Me gusta viajar, leer, escribir, nadar, andar en bicicleta; me gustan los animales y las plantas, y me gustan también los humanos (aunque a veces seamos tan difíciles).

Puedes leer algunas cosas más personales sobre mí en esta entrevista de cumpleaños.

Si me quieres seguir la pista en otros lugares de internet, puedes seguir mi cuenta personal de Instagram y Pinterest.

La foto de arriba, esa en la que salgo tan sonriente, me la tomó mi amiga Victoria Holguín.